Cien Ojos por cada ojo, Cien Dientes por cada diente

Dicen que el poder, y me refiero al verdadero y buen poder, siempre busca el balance, la proporción y la simetría en cada una de sus acciones, gracias a eso podemos reconocer a esos malos engendros que detentan el poder, sea este un poder grande o chico, y lo atrapan como a un rehén para usarlo y conseguir sus propios intereses egoístas.

En Sudamérica tenemos muchos ejemplos de esos, Los Chávez y Los Evos nos asombran con su falta de proporción y simetría en todo lo que tocan.

Pero al otro lado del mundo tenemos otro inmenso ejemplo de la desproporción y la asimetría…Israel es un país que ha sido duramente criticado por esto, por que se les acusa de tener pocos muertos o heridos que no son más que una docena en este conflicto, mientras que en el lado palestino ya han pasado del millar.

Esas críticas hacia el estado de Israel, (en las cuales se huele un tufo antisemita), no aclaran si Israel debe aumentar su cuota de cadáveres, o si debe reducir la de los árabes para encontrar una proporción razonable de sangre.

De todas maneras siempre se ha esperado del ejército de Israel un comportamiento diferente a todos los ejércitos del mundo, y en efecto no han defraudado, no he leído ni he sabido de otro ejercito, en la historia de los libros ni en la actualidad, que avise donde y cuando va a bombardear para que los civiles evacuen el territorio. Es una conducta en la que actúa asimétricamente, pues los terroristas de Hamás nunca avisan dónde o cuándo van a lanzar sus cohetes contra las poblaciones judías.

Israel por el contrario no tiene mucho interés en causar victimas. Todo lo que pretende es frenar los ataques de Hamás de la única manera a su alcance; eliminando a los terroristas y destruyendo los arsenales que poseen.

Hamás es una banda fanática decidida a erradicar del mapa a Israel, no es una organización política y por lo tanto es imposible llegar a acuerdos con ellos.

Mientras los judíos construyen refugios bajo tierra en todas las casas cercanas a la frontera, cierran las escuelas y esconden a los niños ante el menor peligro, viven como una tragedia nacional la muerte de un solo soldado, hacen todo lo que pueden por rescatar a sus prisioneros y protegen a la población de la guerra.

En cambio la asimetría que ocurre en el lado palestino es la siguiente: no dudan en montar sus cuarteles y esconder las armas en escuelas, mezquitas y hospitales, que utilizan como escudos humanos para protegerse, recurren a terroristas suicidas y premian con dinero a las familias de estos “Mártires”.

En el mundo árabe la guerra contra el infiel es un deber y el martirio un honor.

Por eso no se preocupan de proteger a su propia población de la guerra, ni les importa el dolor que pueden causar cuando un suicida se vuela dentro de un autobús lleno de niños judíos.

Esa es la asimetría y la desproporción existente en este conflicto…mientras que para un bando la vida es valiosísima, para el otro bando la vida no vale nada.


4 Comentaron:

LESLIE dijo...

No me habia puesto a pensar asi del ejercito Israelita.... aunq no me guste, tengo q admitir q han sido mas honestos, no me gusta digo por q yo soy descendiente de palestinos por parte de mi padre biologico. Mi bisabuelo era Arabe/Palestino.
d tds formas guerra y muerte es solo eso.... y realmente da pena q justos esten envueltos, tantos ñinos muertos y tanta gente inocente.

Karina dijo...

que ironico que los ninhos esten entrenando para matar, donde se suponen deberian estar jugando.
creo que es un conflicto que va a durar mucho tiempo mas.
triste!

Mr. J dijo...

Muchas veces los cristianos actuamos de la misma manera palestina o Israelí, con el grito MUERTE AL INFIEL...no aceptamos o criticamos a los que no creen en nuestra misma fe...es lo triste y trágico que tiene la Religión, la Política y la Guerra aunque en el fondo las 3 cosas se hagan por Miedo.

LESLIE dijo...

A nadie le corresponde acusar o castigar por una creencia solo a Dios, es justamente en eso q la mayoria de las religiones se ekivoca, se puede decir a la gente las consecuencias de una mala accion pero nunca con tono ofensivo o acusador.
Esta visto q en el transcurso de la historia la amenaza de un gobernador politico, sacerdote religioso o belico no funciona.