Buscando Palabras

Sentado a la salida de una estación de Metro, observaba la cantidad de personas que entran y salen y he buscado una palabra que se adecue al sentimiento que apresamos en nuestro ser y que nos impulsa, desde un escondido y pequeño rincón del corazón, a realizar grandes proezas.
Pero no me refiero a esas proezas megalómanas de algunos escogidos, que han dejado su impronta y aún siguen marcando a la humanidad entera inscribiéndose en los anales de la historia, quiero referirme a esas proezas del día a día, a esas proezas que están a la vista de todos pero que, por culpa de la rutina pasan desapercibidas. Llámalo un poco de egolatría, un pedasito de vanidad, una pizca de orgullo, o una dignidad prudente, pero a pesar de todo hasta la más mínima de nuestras buenas acciones van unidas de forma implícita a cualquiera de estos escondidos sentimientos muy difíciles de confesar al realizar cualquiera de los actos sublimes del sacrificio y abnegación.
Ejem.:
Una madre soltera que ve solo 1 hora al día a sus hijos y que debe madrugar todos los días y trabajar en dos sitios a la vez para darles una vida digna a ellos.
Un padre que debe emigrar a otro país y vivir en soledad durante años para que sus hijos puedan tener un futuro.
Una joven que se prostituye para pagar un carísimo tratamiento para que su madre enferma pueda llegar a recobrar algún día la salud y viva de forma normal.
Un niño que a nacido con el propósito de donar parte de su médula y salvar de la muerte a su hermano mayor.
El de una pareja que decide adoptar un niño abandonado con síndrome de Dawn.
Incluso el simple hecho de decir alguna frase amable a un desconocido y ver dibujarse en su rostro el efecto de tu bondad, hasta en la más pequeña de nuestras acciones todos necesitamos ser reconocidos.
Mi Mascota no sabría que hacer con un auto de buena marca, una casa o ropa de diseño, se conforma con un lugar donde dormir, a el no le importa si uno es rico o pobre, inteligente o tonto si le doy mi corazón el me entregara el suyo...¿de cuanta gente que conoces podrías decir eso? ¿cuanta gente puede hacerte sentir que eres excepcional, especial, puro...¿cuanta gente puede hacerte sentir que eres un ser extraordinario?. Solo la gente mezquina y amargada es incapaz de reconocer el lado positivo de las personas, casi siempre están pendientes de la parte negativa por que ellos mismos no se aceptan y quieren sobresalir del resto.
Empieza a reconocer en los demás lo bueno pero por sobre todo espero que se lo digas, es bueno reconocer en las personas lo verdadero, esos detalles que nos hacen únicos. No es necesario colgar medallas o dar diplomas, basta con decirle que te has dado cuenta de aquel detalle que lo destaca del resto y de su esfuerzo silencioso. Porque esas penas, sufrimientos y sacrificios seguramente serán más llevaderos gracias al Reconocimiento de alguien conocido o anónimo.
Esa era la palabra...