Un país no es subdesarrollado por su escasa economía, sino por la falta de actitudes positivas hacia el desarrollo.