"El Arquitecto de su Universo" Parte 1


El Arquitecto de su Universo (1ra Parte)
Por Jonatan Guibert

Nació como cualquier hijo de vecino en un caluroso pueblito del sur y conoció lo bueno y lo malo de la vida desde su más temprana niñez. Se podría decir que había crecido sabiendo mezclar con exacta precisión los componentes delicados del cóctel de la justicia, tal vez influyo el sacrificio diario de una madre por darles lo mejor y el abandono casi perenne de un padre ausente y migrante.
A veces se quedaba mirando el vacío como reorganizando sus recuerdos, pues era poco dado a fantochadas y barrabasadas pues sabía que todo lo que se rompe alguien debe pagarlo y había decidido dedicarse a las prioridades importantes como aquellos que no tienen tiempo ni dinero para segundas oportunidades y deben aprovechar los destellos de fortuna que afloran escasos por el camino de su vida.
Como todo hombre que a sufrido el sacrificio y la abnegación, sabía valorar cada gesto de bondad y sabía ignorar todo gesto de egoísmo y ambas cosas afrontarlas con dignidad y con la verdad por delante.
Su corazón no logró escapar a las flechas de Cupido y cambió esas aventuritas insignificantes y sin importancia por un amor de verdad, que lo marcaría por el resto de la vida. Forzaría, en su miedo al fracaso, una oración vacía por este nuevo amor, pues quería que el Dios que había escuchado todas sus plegarias, de sueños rotos e inconclusos, también formara parte de este amor, pero más que promesas e ilusiones se juró a si mismo que no volvería a amar jamás con esa intensidad a una mujer que no fuera ella, pues era la encarnación de la pureza, de la bondad, de los buenos sentimientos, de la belleza silente, era como encontrar por fin la Paz y la tranquilidad después de un largo viaje por un camino pedregoso y los dos se habían encontrado para protegerse del mundo cruel, para continuar viviendo en esa frágil bola de cristal que era su mundo mágico, iluminado por su Dios.
A veces nos movemos con esquemas muy simples y rudimentarios: esto es bueno y esto es malo, éstos son todos buenos y éstos son todos malos, y no perdemos el tiempo en ver los matices. Pues hay matices y muchos en lo que creemos que es bueno o malo. Nada es totalmente bueno o totalmente malo, lo que pasa es que casi nunca nos detenemos a analizar objetivamente las cosas.

Se construyó a si mismo como hombre y se levantó como el proyecto de lo que quería ser, ladrillo a ladrillo fue construyendo un futuro y fruto de este don constructor se coronó a si mismo como el Rey Arquitecto de su propio Universo donde ya no abría ni hambre ni dolor, donde en Paz y en Amor reinarían junto a su Amada por los siglos de los siglos hasta el fin.


Pero el destino es cruel y el camino de la vida está lleno de sorpresas que pueden parecer atajos pero son desvíos, caminos de oro llenos de espinas y arboles hermosos con serpientes susurrantes y sibilinas, atrayentes frutos de carne que seducen y extravían a los viajeros que han olvidado la razón de su viaje. Mundo cruel que da y quita, pues la vida sin la muerte no podría existir como también el amor sin el olvido. (Continuará)