Abipil

Te advierto quienquiera que fueres, Tú que deseas sondar los arcanos de la Naturaleza, que si no hallas dentro de ti aquello que buscas tampoco podrás encontrarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tú propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se encuentra oculto el Tesoro de los Tesoros:
¡Oh hombre, conócete a ti mismo!
(Abipil)