El Señor del Mundo


Después de leer hace tiempo un artículo del periódico, en el que recomendaban el libro: “Señor del Mundo” de Robert Hugh Benson, he podido conseguirlo y leerlo.
El Libro es buenísimo, talvez es uno de esos pocos libros que describe con gran clarividencia la gran Utopía Siniestra (El Anticristo) a la altura de otros libros como son: “1984” de Huxley o “Un Mundo Feliz” de Orwell.

El libro “Señor del Mundo” obliga a menudo a parar y a subrayar las diferentes analogías y datos que ofrece al lector despierto, confieso que he aprendido muchísimo más del apocalíptico libro de las Revelaciones en ese libro que en otros.

El Libro retrata una época donde triunfa el relativismo filosófico, el secularismo fanático y el humanitarismo sin Dios. Osea igual que el HOY, o por lo menos vamos llegando ya ha esa época. Un mundo en el que en nombre de la tolerancia, los creyentes de todas las religiones son contemplados con recelo, luego con miedo y por último perseguidos como delincuentes.
Un mundo donde el avance de la ciencia y la adoración del hombre han instaurado un simulacro de paraíso en la tierra, donde la eutanasia es administrada a los enfermos como una medicina benigna y la idolatría política encumbra a un gobernante que promete a los pueblos una Era de bienestar infinito.

El libro “Señor del Mundo” es un libro sobre los últimos tiempos en donde desempeña un papel primordial la figura del Anticristo, que en el imaginario colectivo, suele pintarse con rasgos demoniacos grotescos, como una especie de Nerón al que adornan toda clase de vicios, muy en contra de lo que siempre anunciaron los profetas y es que el Anticristo aparecería ante los ojos obnubilados de los hombres como una suerte de Mesías o Salvador de la Humanidad.
En el libro “Señor del Mundo” el escritor desestima todo este disfraz equivocado de la tradición popular y lo personifica en Felsenburgh un político extraordinariamente seductor, de apariencia mansa y dialogante, que con sus discursos llenos de una retórica emotiva, salpimentados por una constante mención de un reinado de paz en la tierra y con todo eso logra convencer a las multitudes que acaban tributándole el culto reservado a los dioses.
Felsenburgh promete al mundo la paz; y desde luego se la da, aunque sea una paz sostenida sobre un orden inicuo. También le promete la solución de los problemas económicos que lo afligen; y desde luego se la da, mediante una simbiosis de capitalismo y socialismo, hasta logra detener la carestía e instaurara una nueva era de euforia y abundancia, aunque sean la euforia y la abundancia del hormiguero, donde los hombres bien alimentados y asistidos en sus necesidades se convierten en infra hombres satisfechos.

Felsenburgh postula una nueva religión una suerte de cristianismo falsificado caracterizado por la mística de la deificación del Hombre y del Progreso, que pronto tendrá sus seudo profetas y seudo apóstoles dispuestos a propagarla hasta los confines de la tierra.Naturalmente esta parodia de religión discurre paralela a la persecución de los cristianos, que en la novela aparecen como ya muy pocos y como delincuentes ante los ojos de las masas ya con el cerebro lavado y cretinizado. La iglesia es vista como una sociedad totalitaria, artera he inhumana, que aspira al poder mundial y que por lo tanto conviene destruir.
Felsenburgh es soberbio, mentiroso y cruel, aunque se finge virtuoso. Instaura un reinado de alegría postiza y exterior que esconde la más aciaga angustia. Es un hipócrita pero no al estilo burdo, sino al estilo fariseo, que por todo el mundo eran tenidos por santos. También es un orgulloso hinchado de vanidad; pero disfraza esta lacra con los vistosos ropajes de las Virtudes Estoicas (Virtus, Clementia, Iustitia, Pietas).
Felsenburgh promete a sus súbditos una libertad de placeres y diversiones; pero frente a la desesperación no tiene otro consuelo que brindarles sino la eutanasia subvencionada.

Cualquier parecido entre Felsenburgh y los gobernantes contemporáneos es pura coincidencia.

7 Comentaron:

Pablito dijo...

bueno el post, pero no creo lo de la foto, porque si no me equivoco la biblia dice que el anticristo no va a tener una atraccion hacia las mujeres por tanto no tendra esposa, creo, noestoy seguro, pero de todas maneras no se q hace este tipo de presidente

Mr. J dijo...

Caramba, lo que faltaba, que nos gobierne un Anticristo gay.
Pablito, si puedes busca exactamente donde dice eso...

Pablito dijo...

ok, lo voy a buscar, lo escuche si no me equivoco en la radio RCN la 90.7, por eso te digo tan seguro n estoy, pero lo voy a buscar, sin embargo hasta que no lo fundamente no lo voy a asegurar

Mr. J dijo...

Radio RCN ???, bueno ya no busques más...los mensajes de esa radio son de corte radical, osea de derecha radical ultraconservadora (Dios, Patria, Religión)...son capaces de ver complots judeo-masónicos y carnalidad al estilo de Sodoma y Gomorra en una falda que supere los cuatro dedos por encima de la rodilla.

Pablito dijo...

jajajajaaj, si, eso si, pero es buena esa radio, es muy pesnante y te analizan muy bien las cosas, y me conoces que no soy nada conservador, pero buej, a ver que pasa

Pablito dijo...

ah, jona, estaba leyendo sobre los iluminati, interesante el tema, y parece que va de la mano con el apocalipsis, a ver si te mandas un post de esos

Mr. J dijo...

Los Iluminati....mmmm, buen tema, ya le va haciendo falta una buena dosis de Teorías de la Conspiración a este Blog.