Gregorio Marañon


- A veces rechazar un honor no es humildad, sino explícita soberbia, es el afán de superar a los que antes los aceptaron. Pocas veces asoma con tanta nitidez a la superficie la violencia del subconsciente -