Chávez miente y Chávez te miente

Por Eduardo CASANOVA

Una de las bases del gobierno del teniente coronel Chávez Frías es la mentira. Y una de las bases de su nada ejemplar vida es la capacidad de mentir. Mintió para entrar a la Escuela Militar, mintió desde que juró tumbar al gobierno al que estaba obligado a servir. Mintió descaradamente durante su campaña electoral. Y como gobernante no ha hecho otra cosa que mentir y engañar al pueblo. Se le oye afirmar que los hospitales están perfectamente dotados y se sabe que apenas tendrán un 10 o un 15% de lo que necesitan. Atribuye las fallas eléctricas y de todo tipo a los gobiernos anteriores o a causas naturales, pero no a su incapacidad, que es evidente. En sus interminables “shows” de televisión no hace otra cosa que mentir a diestra y siniestra. Promete villas y castillos y no cumple. Culpa a los demás por sus propias fallas. Miente, miente, miente. Y engaña. Con la crisis de los bancos boliburgueses lo hemos oído decir mentira detrás de mentira. Pretende que él no sabía nada, cuando todos los venezolanos medianamente informados sabíamos muy bien lo que estaba (y está) pasando. Lo grave es que con sus mentiras haya logrado engañar durante tanto tiempo a tanta gente. Eso es algo que hay que cortar por lo sano. Y como quiera que ponerse a dar explicaciones bien documentadas, dado que la mayoría de los venezolanos no suele entenderlas, es perder el tiempo. Por eso propongo algo muy sencillo y muy directo: regar por todas partes un mensaje que no necesita explicaciones y que, bien dicho, muy repetido, machacado hasta el cansancio, puede abrir muchos ojos y muchos entendimientos. Hay que decir miles, millones de veces, en paredes y en muros, a lo largo y ancho de todo el país, dos frases contundentes: “Chávez miente” y “Chávez te miente”. En las mentes muy simples, que todavía le creen, esas dos frases pueden empezar a sembrar dudas, y cuando las dudas prendan, es posible que muchos se den cuenta de que es cierto: Chávez miente y Chávez les miente. Y una vez abierta esa primera grieta, por allí entrará el resto de la verdad. De modo que pido a los estudiantes y a los militantes de los partidos democráticos que escriban en todos los muros y en todas las paredes, en todas las calles, en todas las avenidas, en todos los pasajes, en todos los barrios, en todos los pueblos, en todas las ciudades, en todos los campos, en donde quiera que se pueda, esas dos frases: “Chávez miente” y “Chávez te miente”. Dios y la patria os lo agradecerán.