Y tú, ¿qué aportas?

Un estudiante que se encontraba en un autobús lleno hasta los topes, se puso a explicarle a un anciano sentado a su lado el porqué la vieja generación no puede comprender a la suya, la nueva. Y decía: “Usted creció en un mundo diferente, realmente casi un mundo primitivo”, dijo en una voz lo suficientemente alta para que lo escucharan todos los del autobús. Los jóvenes de hoy crecimos con televisión, internet, aviones a reacción, viajes al espacio, el hombre caminando sobre la luna. Nuestras sondas espaciales han visitado Marte...Tenemos naves con energía nuclear y autos eléctricos y de hidrógeno. Computadoras con procesos a la velocidad de la luz… y más, muchísimo más.
Después de un breve silencio el anciano le respondió:
Tiene razón usted jóven, Nosotros no tuvimos todas esas cosas cuando éramos jóvenes...así que tuvimos que inventarlas.
Y Ahora, dijo el anciano, dime tú pedazo de crío malcriado y arrogante,
¿qué estás haciendo TÚ para la próxima generación?