El Día de la Tierra


¡Quién nos iba a decir que los inventos, que nos hacen vivir mejor, que las nuevas técnicas, que facilitan el trabajo, que tantas cosas buenas que hoy tenemos en el mundo, si las sobre usamos o las usamos indebidamente, acabarán con nuestra Tierra y con nosotros mismos!
Pues para ver si podemos parar este proceso, en el cual está metido nuestro planeta, es que nos hacen celebrar el Día de la Tierra. Para recordarnos y advertirnos que si seguimos así, nos estamos suicidando.
Pero las naciones grandes y las chicas, unas por no querer cambiar su modelo de desarrollo, y otras por la necesidad de crecer, dejándose llevar por el corto plazo, seguimos en la misma lógica. Los países amazónicos siguen sacnado leyes que favorecen la deforestación Amazónica, como en el Perú que se han aprobado leyes como la 29317 y la 20338 y un conjunto de Decretos Supremos que atentan contra la Amazonía y ha los pueblos que la habitan.
Las naciones Desarrolladas solo se dejan llevar por la dinámica de los mercados, exigiendo más y más materias primas.
Ojala podamos revertir esta tendencia loca, suicida y desbocada, y estemos a tiempo de parar el calentamiento Global, ya que enfriarlo es imposible.



El ser humano... se siente como algo separado del resto; esto es una ilusión. Esta ilusión es como una prisión, nos limita a nuestros deseos personales y a tener afecto por unas pocas personas cercanas.
Es necesario liberarnos de esta prisión, ensanchando el círculo de nuestra compasión para incluir a todo lo viviente y a la naturaleza entera.

(A. Einstein)