Cómo fabricar pólvora


Los materiales son sencillos de conseguir:
  1. Nitrato de Potasio (también llamado salitre, nitrato potásico o nitrato de potasa, nitrato de Chile o sal de Chile, lo consiguen en cualquier farmacia).
  2. Azufre.
  3. Carbón mineral.
  4. Una balanza o báscula (opcional).
El primero lo consiguen en cualquier farmacia, es un compuesto relativamente caro en grandes cantidades, pero si compran un sobrecito o unos cuantos gramos es bastante accesible. El azufre también lo pueden conseguir en cualquier droguería. El carbón debe ser carbón mineral de preferencia, debido a sus propiedades térmicas, el carbón vegetal puede funcionar, pero la explosión será menos poderosa, el carbón mineral activado que venden en los acuarios es bastante útil. El procedimiento y las concentraciones son para hacer pólvora negra, aquella que descubrieron los chinos hace algunos cuantos cientos de años.
Moler finamente cada uno de los ingredientes
POR SEPARADO.
Lo ideal es que esto se haga en un mortero de porcelana, si no lo consiguen, pueden utilizar hasta una piedra contra el piso, el chiste es que quede un polvo fino de cada uno de ellos.
Ya molidos se mezclan de acuerdo a la siguiente proporción:
  • Nitrato de Potasio: 75%
  • Carbón: 15%
  • Azufre: 10%
La mezcla se realiza preferentemente midiendo pesos en la balanza, para 100 gramos de pólvora, son necesarios 75 gr de nitrato de potasio, 15 gr de carbón y 10 gr de azufre, si no consigues la balanza, puedes utilizar una cuchara o algún otro método para medirla. Esto es todo, sencillo ¿cierto?, solo un par de recomendaciones: Es un compuesto altamente inflamable, así que ten mucho cuidado del lugar donde lo almacenas o donde lo colocas, después de un tiempo su poder explosivo será menor, ya que el nitrato de potasio absorbe humedad del ambiente, si quieres pólvora más efectiva, puedes utilizar Clorato de potasio en proporción 50% por 35% de carbón y 15% de azufre. Las proporciones pueden variar, solo afectarás la potencia del compuesto y aumentarás o disminuirás la cantidad de humo producida, en teoría esta proporción es la que equilibra todo esto.
Este Blog no se responsabiliza de los accidentes que puedan producirse por culpa de la negligente manipulación de los ingredientes y uso posterior de la pólvora. En Otras palabras, no se vuelen un dedo o incendien sus casas si deciden fabricar un poco de pólvora.