¿Y si todo fuera mentira?




(Por Jonatan Guibert)

¿Y si fuera todo una mentira, una obra de teatro de grandes proporciones orquestada por el poder?...alguien dijo el mundo es un gran escenario ¿y si en verdad lo fuera? si anonymous, luzlsec, el FBI, Lamar Smith con sus SOPAs y PCIPs si el ACTA y demás vainas que intentan quitarle las libertades a la sociedad solo son parte del mismo guión?

Estoy empezando a redefinir mi concepto de Libertad y de momento asoma con rotunda claridad que la única libertad que nos quedará por defender es la libertad de conciencia la cuál decidirá nuestras acciones durante este año para bien o para mal.
El 2012 se pinta como un año donde nuestra Libertad será amenazada por grandes intereses económicos, será un año de luchas para defender ese pequeño resquicio que nos queda llamado libertad y me hago a mi mismo este ejercicio de lógica:
¿En qué consiste la justicia? La justicia consiste en dar a cada cuál lo suyo, a cada uno según su derecho.
¿Y quién determina estos derechos? La ley. 
Por lo tanto, justo equivale a legal.
Podríamos cambiar las cosas y redefinir lo justo por lo que es legal con lo que habría que formular lo legal por lo que es justo, para que esto pueda ser llevado a cabo obviamente implica oponerse a la justicia que en ese momento está en vigor porque resulta insuficiente y por lo tanto injusta.
Me explico, se supone que toda justicia es una mejora con relación a otras situaciones menos justas o más primitivas por ejemplo la Ley del Talión era preferible a una venganza desmedida, el castigo oficial era preferible a la represalia privada, ambas han sido conquistas sucesivas pero siempre incompletas. Del Estado protector hemos pasado a la protección frente al Estado. Conquistas siempre incompletas y además conseguidas con mucho esfuerzo, porque la justicia establecida se niega a evolucionar, tiende de por sí a perpetuarse tal como está y generalmente se defiende contra toda innovación. De ahí que se necesite casi siempre de una acción beligerante para alterar ese orden legal, solo formalmente justo, e imponer otro orden realmente más justo. La verdad es que siempre ha ocurrido así, cada nueva conquista fue el fruto de una reacción de los sumisos, es decir, de una reivindicación considerada ilegal en su momento y reprimida como tal.
Parafraseando a Jean Jacques Rousseau:
"Pueblos libres, recordad esta máxima: Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde."