Pensamiento Abstracto

El pensamiento abstracto es la capacidad de deducir, sintetizar, interpretar, analizar los fenómenos que nos afectan. 
Una característica del pensamiento abstracto altamente evolucionado es la capacidad de transitar, observando muchos detalles a la vez y valorando multitud de funciones; procesar muchos problemas a la vez, definir prioridades y dar respuesta (acertada o no) a diversas tareas. El nivel de desarrollo de los conocimientos está íntimamente relacionado con el acceso a la escritura, los libros, la informática. Las tecnologías de la palabra modelan los conocimientos y permiten a los seres humanos el desarrollo de mayores capacidades de pensamiento abstracto. Por eso, las sociedades que no incluyen a todos sus miembros en el uso habitual de estas tecnologías tienen dos tipos muy bien diferenciados de ciudadanos: aquellos que acceden al conocimiento y no necesitan depender de expertos y aquellos otros que dependen de ideologías tecnocráticas y son oprimidos por ellas. 
Los países en vía de desarrollo se enfrentan a la marginación por hambre, la marginación del conocimiento y la marginación de las tecnologías en que éste conocimiento se apoya. Estamos condenados a que la mayoría de nuestros pares sólo puedan emplear un código restringido, donde la capacidad de elección es muy reducida, donde los mensajes se transmiten por gestos y actos y no por palabras, este código restringido no permite las iniciativas propias y mucho menos acceder a un código elaborado donde uno aprende a trabajar con símbolos y no con cosas. Es muy importante para el desarrollo humano aprender a diferenciar la cosa de su representación y desarrollar la capacidad de abstracción y el pensamiento verbal.